Historia de la Cenia

Un poquito de historia

Prehistoria

Mediante restos materiales de temporadas prehistóricas se ha documentado la presencia de pobladores. La zona de Cenia ha sido ocupada desde tiempos recónditos. Las pinturas rupestres de la gruta de los Roedores (cova dels Rossegadors) y de la cueva de la Tenalla -el llamado Arte levantino- son los testimonios de un nomadismo estacional de pequeños grupos de humanos epipaleolíticos (diez años antes del presente). En estas pinturas levantinas se observa alguna de la fauna de la época, se distinguen tipos humanos cazadores, asexuados, mujeres), y detalles de elementos de la indumentaria masculina y femenina, así como escenas de actividades cinegéticas, de prácticas propiciatorias para la cacería y de composiciones más inexcrutables.

Reconocimiento de la Senia


Se reconoce a Cenia con la carta de población del diecisiete de abril de mil doscientos treinta y dos
. El trece de septiembre de 1233 cuando Pere Montcada hizo concesión feudal de la villa de Cenia al señor Guillem de Moragues (natural de Tortosa) para su repoblación. El veinticinco de enero de mil trescientos treinta y seis, Guillem de Moragues hizo entrega de la Carta Puebla a 21 vecinos y así, la villa de Cenia quedó establecida dentro la jurisdicción del castillo de Ulldecona. En mil cuatrocientos sesenta y dos, a lo largo de la Guerra Civil catalana, Cenia tomó parte activa contra Juan II y la población fue asaltada múltiples veces por las tropas reales

En el año mil setecientos dieciseis, tras la Guerra de Sucesión De España, la población perdió muchos privilegios y libertades forales al implantarse el Decreto de Nueva Planta de Felipe V.

rio senia

Temporada contemporánea

En la Guerra de la Independencia De España, la villa de la Senia aportó grandes contribuciones y, cuando fue conquistada conjuntamente con el resto del Montsiá y el Bajo Ebro, continuó incluida en el departamento francés de las Bocas del Ebro. A lo largo de este periodo de tiempo la Sénia adquirió relevancia por su industria de construcción naval. Expulsados los franceses de la región del Montsiá, volvió el absolutismo con la restauración de Fernando VII en el trono de España.

Al dividirse España en provincias en el año mil ochocientos treinta y tres, a Cenia le correspondió ser de Tarragona. Ese año empezaron las Guerras Carlistas en la zona con la conquista de la población del general Cabrera, que provocó un incesante asedio a la población por la parte de las tropas isabelinas, hasta el año mil ochocientos cuarenta, cuando el general Leopoldo O’Donnell derrotó a Ramón Cabrera. Empezado el Siglo veinte, en mil novecientos siete la electricidad quedó instalada en la población.
Tras el inicio de la Guerra Civil De España, en mil novecientos treinta y siete la Fuerza aérea republicana edificó un campo de aviación militar en la partida de els Plans; En este aeródromo primero condujeron aviadores republicanos y después alemanes. Las tropas franquistas entraron en la población el catorce de abril de mil novecientos treinta y ocho, tras la Ofensiva de Aragón.3 Tras esto, los obreros y efectivos de Legión Cóndor alemana se instalaron en el campo de aviación, que se transformó en su más esencial base de operaciones.5 A lo largo del verano el aeródromo tuvo una enorme actividad, al efectuar los alemanes numerosas operaciones en la Campaña de Levante y la Batalla del Ebro. El dieciseis de diciembre de aquel año un conjunto de bombarderos republicanos Tupolev SB-dos “Katiuska” efectuaron un ataque por sorpresa contra las instalaciones de la Legión Cóndor, destrozando siete cazas alemanes “Bf-ciento nueve” y ocasionando graves daños en las instalaciones de tierra, en el que formó uno de los más valientes ataques de la Aviación republicana a lo largo de la guerra.4